Archivo del sitio

El Comité Mundial de Ética del Turismo propone un Convenio Internacional sobre Ética y Turismo

La transformación del Código Ético Mundial para el Turismo en un convenio internacional fue el tema principal de la decimoquinta reunión del Comité Mundial de Ética del Turismo (Rovinj [Croacia], 26-27 de mayo de 2015). 

La transformación del Código Ético Mundial en un convenio internacional como una forma de potenciar la responsabilidad de los gobiernos en este ámbito y acrecentar la repercusión del Código fue el principal tema del que se habló en la decimoquinta reunión del Comité Mundial de Ética del Turismo.

Además de esta cuestión, el Comité analizó en qué grado los sectores público y privado están aplicando el Código y en qué medida se ha avanzado en sus áreas prioritarias: la lucha contra la explotación infantil, la accesibilidad, las vacaciones con todo incluido y su impacto en las comunidades locales, y el tema de las clasificaciones sin fundamento en los portales web.

Pascal Lamy, Presidente del Comité y ex-Director de la Organización Mundial del Comercio, subrayó «la importancia de la aplicación de los principios del Código Ético por parte de los Estados Miembros de la OMT y del sector privado a fin de impulsar el desarrollo de un turismo ético y responsable».

«El Comité Mundial de Ética del Turismo ha realizado una labor inestimable en cuanto a sensibilización y promoción de políticas y prácticas responsables en el sector turístico durante más de diez años», dijo el Secretario General de la OMT, Taleb Rifai, al inaugurar la reunión. «El turismo tiene un extraordinario potencial como fuerza al servicio del interés general, pero requiere actuaciones concretas de todas las partes. Por lo tanto, apoyo enteramente la propuesta del Comité de transformar el Código en una convención internacional», agregó.

En la esfera de los derechos de los niños, Carol Bellamy, Presidenta de la Red Mundial del Turismo para la Protección de los Niños, y ex-Directora del UNICEF, presentó un informe sobre la protección de los niños en el turismo y apoyó la transformación del Código Ético en un convenio a fin de ayudar a que se cumplan los principios de la protección de los niños en todo el mundo.

El Comité aprobó un conjunto de recomendaciones específicas sobre información turística accesible, que será presentado a la vigésima primera reunión de la Asamblea General de la OMT (Medellín [Colombia], 12-17 de septiembre de 2015) para su adopción. Además, observó el gran interés de los Gobiernos y de las administraciones nacionales de turismo por el Código y el creciente número de empresas y asociaciones que se han adherido al compromiso del sector privado con el Código.

El Comité Mundial de Ética del Turismo (CMET) es un órgano independiente, responsable de promover y supervisar la aplicación del  Código Ético Mundial para el Turismo de la OMT, un conjunto de principios concebidos para orientar el desarrollo turístico de una forma que maximice los beneficios socioeconómicos del sector, a la vez que se minimizan los efectos adversos.

La decimosexta reunión del Comité tendrá lugar en noviembre de 2015.

 

Nota para los redactores:

El Comité Mundial de Ética del Turismo es un órgano subsidario de la Asamblea General de la OMT, a la que rinde cuentas directamente. Los Miembros son elegidos a título personal y no como funcionarios de gobiernos o representantes de sus países.

Presidente del Comité: Pascal Lamy (ex Director General de la Organización Mundial del Comercio);miembros: Sr. I Gede Ardika (ex-Ministro de Turismo de Indonesia), Sr. Yoshiaki Hompo (ex-Comisario de la Agencia de Turismo de Japón), Sra. Fiona Jeffery (ex-Presidenta del World Travel Market), Sr. Khelil Lajmi (ex-Ministro de Turismo de Túnez), Sr. Jean Marc Mignon (Presidente de la Organización Internacional de Turismo Social), Sra. Tanja Mihalic (Jefa del Instituto de Turismo, Universidad de Liubliana), Sr. Ron Oswald (Secretario General de la Unión International de Trabajadores de la Alimentación, Agrícolas, Hoteles, Restaurantes, Tabaco y Afines), Sr. Eugenio Yunis (Vicepresidente Ejecutivo, Federación de Empresas de Turismo de Chile);  miembros suplentes: Sr. Hiran Cooray (Presidente, Jetwing), Sra. Günnür Diker (Secretaria General, Asociación de Agentes de Viajes Turcos) y Sra. Suzy Hatough (Directora de Dar Al-Diafa for Tourism Human Resources Development Consultancy)

 

Enlaces de interés:

Programa de Ética y Responsabilidad Social de la OMT

Comité Mundial de Ética del Turismo

Código Ético Mundial para el Turismo de la OMT

Compromiso del sector privado con el Código Ético Mundial para el Turismo de la OMT

Fotos de la 100ª reunión del Consejo Ejecutivo de la OMT

Contactos:

Programa de Comunicación y Publicaciones de la OMT
Tel.: (+34) 91 567 8100 / Fax: +34 91 567 8218

Fuente:

unwto

 

LO SOSTENIBLE NO SIEMPRE ES LO JUSTO

 

Al hilo del siguiente artículo y observando el devenir de la industria turística en relación con el interesado término «sostenible» y el desarrollo de la sostenibilidad integral que ello implicaría, intento trasladar las bases por las que desde Agrotravel Turismo Responsable denominamos y desarrollamos un TURISMO RESPONSABLE , haciendo referencia a la responsabilidad de todos y cada uno de los agentes que componen la oferta turística, en los siguientes ámbitos:

Turismo Responsable & Sostenible

A menudo se aplica el adjetivo “sostenible” al desarrollo, sustituyendo la expresión “desarrollo humano”, que tanto ha costado aclarar, por “desarrollo sostenible”. Esto es, a mi juicio, un retroceso.

Después de la II Guerra Mundial el desarrollo de los pueblos se medía en términos de PIB, y fueron pioneros como Lebret, Goulet, ul Haq o Sen quienes recordaron que el auténtico desarrollo es desarrollo humano, que los pueblos están desarrollados cuando las personas cuentan con las capacidades suficientes para llevar adelante los planes de vida que elijan, no cuando les sobran mercancías. Que la pobreza es falta de libertad. Recurrir ahora al desarrollo sostenible introduce un margen de ambigüedad.

Cuando se quiere recortar gastos en una partida cabe siempre la coartada de decir que tal como está resulta insostenible y que es necesario introducir reformas para asegurar su sostenibilidad. Así ocurre con la sanidad, las pensiones, los salarios, la educación o la economía, con la dependencia o la ayuda a los vulnerables. Los recortes se hacen entonces en nombre de las generaciones futuras, cuando lo bien cierto es que es preciso atender a las generaciones presentes sin olvidar a las futuras. Lo que ocurre es que el término “sostenible” es muy opaco.

Nacido a comienzos del siglo XVIII en el campo de la economía, recibió el espaldarazo social en las reflexiones sobre el expolio de la naturaleza. El Informe Brundtland gestó la idea de desarrollo sostenible y la Cumbre de Río de Janeiro 1992 se ocupó del tema recordando que los recursos de la Tierra son escasos y es necesario usarlos racionalmente, manteniendo sus condiciones de reproducción y pensando en las generaciones futuras. Este uso de la palabra se introdujo en la Carta de la Tierra, asumida por la UNESCO en 2003.

Es verdad que, además de la naturaleza, ya se incluían en la expresión la protección de los derechos humanos, la paz, la diversidad cultural, la justicia social y el fortalecimiento de la democracia. Pero el hecho de que la expresión se origine en la economía ecológica introduce siempre confusiones, porque no es lo mismo intentar que el uso de la naturaleza sea sostenible que construir una sociedad sostenible. En ese juego de la ambigüedad quienes desean manipular tienen las manos más libres.

Para que los recursos naturales sean sostenibles deben usarse por debajo del límite de su renovación. Si talamos un bosque, desaparece, pero si nos servimos de él por debajo de cierto límite, siempre hay madera disponible. Pero ¿qué sucede cuando se aplica esta medida a la protección de derechos humanos o a la democracia? ¿Cuál es el límite en la producción y distribución de recursos sanitarios, judiciales, educativos o de bienestar social, por debajo del cual es preciso situarse para hacer posible la renovación?

En los ochenta del siglo pasado se decía que el Estado debía propiciar a los ciudadanos un “mínimo razonable”, y que eso era lo justo. Pero la justicia parece estar perdiendo terreno frente a la sostenibilidad, que al parecer da más juego, pero es más confuso. Las personas no son bosques, no se puede hablar aquí de talar más o menos. Si se recorta tanto que se pone en peligro la vida digna de una parte de la generación presente, entramos en lo que se llamó en un tiempo “las elecciones crueles” entre las actuales generaciones y las por venir, que dejan las manos libres para actuar en la generación presente sin contar con criterios de justicia.

Una persona puede sacrificar algunas de sus aspiraciones para tener una vejez mejor, pero una sociedad no es una persona, sino un conjunto de personas, y son algunas de ellas las que deciden a quiénes se debe sacrificar. La elección es entonces cruel, pero no para quienes toman las decisiones, sino para los que sufren sus consecuencias.

Por eso en el caso de las sociedades es aconsejable sustituir el discurso de la sostenibilidad por el de la justicia, el del desarrollo sostenible por el del desarrollo humano y la sostenibilidad medioambiental. Y en vez de empeñarse en construir una economía o una sanidad sostenibles, en vez de hablar de pensiones o ayudas a la dependencia sostenibles, bregar para que sean justas.

Por Adela Cortina*

*Catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia

Fuente: Ecoportal

Lee el resto de esta entrada

What is ecotourism? Responsible Travel

In sports,  only as strong as your weakest player.  Similarly, when it comes to ecotourism, a destination is only as sustainable as its least eco-friendly attraction.  The attractions, accommodation, services, and infrastructure are all integral components to the overall sustainability of a destination, therefore the eco-success of a destination depends on the sustainability of its parts.  For those conscious travelers seeking an holistic experience of sustainability, there are a few key elements to be considered when evaluating the overall sustainability and ecotourism potential of a destination.

According to the definition and principles of ecotourism established by The International Ecotourism Society (TIES) in 1990, ecotourism is “Responsible travel to natural areas that conserves the environment and improves the well-being of local people.”

As such, when considering how to conduct sustainable development and participate in ecotourism, it is crucial to consider all aspects of this definition: economic, social, and environmental impacts. Following this, these are some ways to consider the elements of ecotourism on your next adventure.

Environmental Protection          

A destination’s care and concern for the protection of its natural environment is integral to thedestination’s sustainable and ecotourims practices success.  Often considered a cornerstone of sustainability, along with socio-cultural and economic factors, the environment is so easily impacted by human activity, especially due to high levels of tourist behavior.  Environmental concerns will be touched upon in most of the following sub-headings, and it is important to understand that a destination’s sustainability can be defined by its commitment to environmental protection.  The environment, however, is not the only mark of a sustainable and ecotourism destination, as will be discussed further below.

Local vs. Foreign Ownership

Foreign capital investment is, often times, an integral component of development when it comes to the tourism industry, as are foreign business consultants.  However, foreign ownership of properties, attractions, transportation, and services can be one of the most detrimental forces working against local communities seeking to benefit from tourism.  Often times foreign ownership causes economic leakage, which is when profits ‘leak’ out of the destination and back to the country of ownership.  This typically happens with resort properties and chain hotels, common destinations for tourists, so it is important for ecotourism travelers to understand the full impacts of their spending.  Not only do profits from the rooms go to benefit foreign entities, it is also very common for hotel accessories, amenities, food, and other products to be imported into the destination from the source country, meaning local farmers and producers have no opportunity to provide their produce to hotels.  This barrier between the locals and tourism industry is unfair and unsustainable, since it does not allow the local population to profit and benefit from a consumptive industry operating in their backyard.  When the local population is involved in the process, they are able to contribute to a ecotourism industry that is positively facilitating opportunities for local development through responsible tourism.

Local Communities and Tourism Development

The cornerstone of sustainable tourism is that it is able to enrich a promising future, economically, environmentally, and socially, for the local community. Often times we focus on environmental impacts, and economic forces, and forget that the social concerns are just as important. Lee el resto de esta entrada

Por un turismo responsable con los animales


Durante nuestros viajes, ¿por qué no practicamos turismo responsable con los animales?

A día de hoy, está cada vez más asimilado que los animales tienen el mismo derecho que las personas, de vivir en libertad sin perjuicio alguno a ellos y a su modo de vida, y en relación a esta primera afirmación nos tendríamos que preguntar: ¿Quién no ha realizado en alguna ocasión un paseo en camello? ¿Quién no ha presenciado un espectáculo con fieras, aves, caballos, perros, delfines…etc? ¿Es posible que nosotros, como viajeros responsables, podamos influir en la mejora de las condiciones de vida de los animales? Para responder a esta pregunta tenemos que ser consecuentes con las actitudes que debemos tener todos los agentes que intervenimos en el desarrollo de la actividad turística, nosotros los viajeros entre ellos, para conseguir minimizar las graves consecuencias que tienen sobre los animales determinadas actividades turísticas aparentemente inocentes y lúdicas.

Tenemos que ser los viajeros/turistas los que escojamos invertir nuestro dinero en atracciones sin crueldad, siendo responsables de asegurar que nuestras acciones no contribuyen al sufrimiento animal ante las graves consecuencias que tienen sobre los animales determinadas actividades turísticas aparentemente inocentes y lúdicas, ya que la mayoría de los profesionales y viajeros desconocen lo que implican las actividades con animales y su explotación en este sector.
Pingüinos en Chile En una primera fase resulta imprescindible sensibilizar e informar a las personas, sobre la necesidad de reducir y eliminar las posibles acciones que, en muchos casos por desconocimiento y de manera inconsciente, ejercen una actividad negativa sobre la vida de los animales. De tal manera que estas actitudes básicas y fundamentales van a ver trasladadas a la práctica y desarrollo de un turismo responsable y sostenible no solo con el medio, sino que también con las personas, la cultura, el patrimonio, el sistema económico,…etc.que tienen sobre los animales determinadas actividades turísticas, ya que la mayoría de los profesionales y viajeros desconocen lo que implican las actividades con animales y su explotación en este sector.

Resulta imprescindible, la asimilación sine qua non de ciertos comportamientos éticos y responsables respecto a los seres vivos que habitan este planeta llamado “Tierra”, para entender que durante el desarrollo de nuestras ansiadas y merecidas vacaciones y viajes, a veces, podemos provocar perjuicios graves en el estado de estos seres. En muchísimas ocasiones, detrás de algunas actividades en las que participan animales, se esconde el sufrimiento y el maltrato animal. Para tener una mayor información y anticiparnos a la participación inconsciente en aquellos espectáculos que provocan perjuicios sobre los animales y que tienen, en muchos casos, a la cultura como excusa para la crueldad, existen guías explicativas como la recientemente publicada por la Fundación para la Adopción y el Apadrinamiento De los Animales (FAADA) http://www.turismo-responsable.com/userfiles/file/dossier-turismo-responsable.pdf

Al respecto de nuestra conducta hacia los animales, no deja de ser menos importante la necesidad de observar a los animales en su hábitat natural, desde el respeto a este entorno y sin interferir en el desarrollo natural de sus comportamientos, de manera que determinadas actitudes y ansias, por parte de los viajeros, pueden tener consecuencias muy graves no solo para los animales, actitudes como la pretensión de acercarnos demasiado a los animales con el objeto de tocarlos, obtener la mejor fotografía sin tener en cuenta a distancia o el intento de ofrecerles comida pueden resultar muy peligrosas y llevar a ataques o a la transmisión de enfermedades. Lee el resto de esta entrada