Archivo del sitio

Lo que pide Ámsterdam: no nos visiten tanto, por favor

El Ayuntamiento de la capital holandesa quiere controlar el poder de atracción de la ciudad

1460994765_657049_1461066361_noticia_fotograma

La pérdida de propiedades del hormigón se denomina aluminosis. La culpa la tiene el cemento con grandes concentraciones de alúmina, que fragua más deprisa que el tradicional, pero pierde resistencia y pone en peligro la estabilidad del edificio. El trastorno de las ciudades víctimas de su éxito turístico podría llamarse síndrome del parque temático. Corren el peligro de descuidar su carácter, el cemento que soporta el peso del visitante, y sucumbir a su presencia masiva. Ámsterdam es el ejemplo más reciente de capital europea agobiada por su poder de seducción: los 17 millones de viajeros anuales recibidos ahora sumarán 30 en 2025, y el Ayuntamiento ha dicho basta. Son demasiados para sus poco más de 800.000 habitantes y es preciso actuar. Lee el resto de esta entrada

Anuncios